miércoles, 25 de abril de 2007

Gigantes y cabezones

La semana pasada, con motivo del Salón del cómic de Barcelona, El Periodico de Catalunya publicó una primera página realizada por el dibujante Horacio Altuna, histórica por lo que tiene de trascendental e inaudito. Aquí la tienen (ya saben que hay que hacer clic en la imagen para verla más grande)...







Bueno, o no tan inaudito. En 2004, el tenaz Juanjojosé sacó adelante el histórico primer número de Mein Ecam. A mi me tocó la portada y el sumario. Supongo que idea mía no fue, pero al final (y con la ayuda literaria de Leinad) me salió esto a lo que ingeniosamente llamamos "SUmario"...





No me atrevo siquiera a comparar a una Figura de la talla de Altuna con un mindundi como yo. Un chavalín inexperto como Marius de Moraes no se merece siquiera estar en la misma frase que Horacio Altuna. Espero que a ningún blasfemo se le haya ocurrido pensar que puedan existir las más mínimas similitudes como para insinuar que un Gigante, una institución como es el creador del "Nene" o el "Loco Chavez", haya podido inspirarse en el garabato de un niño babeante que jugaba a dibujar fanzines (más que nada porque es imposible que llegase a sus manos esa revistilla).
Y menos aun copiar, si acaso yo sea el que se copiara de sus ideas por medio de los conocidos taquiones.

Tan sólo tuve la suerte de tener un reflejo de lo que es la idea de un Maestro, que acaso él considere llana y yo genial. Una idea llevada a cabo por el historietista argentino con la facilidad y elegancia que sólo tiene un artista consagrado, nada que ver con el mal gusto, vulgaridad y torpeza amateur de la versión que dibujé yo.


Humildemente expongo estas dos páginas de tan distinta naturaleza, importancia, acabado y origen, para que vean ustedes el abismo que separa a las Leyendas de los aficionados. Como un diálogo entre maestro y aprendiz en el que proclamo orgulloso...



¡yo lo hice primero!

¡ña ña ña ñaaa!

1 comentario:

Marius de Moraes dijo...

Es verdaaaad, Zivro tiene razooon...
No se parecen tanto, pero es que yo también quiero ser popularrrrr...